La electricidad llega a nuestros hogares casi a la vez que se genera, a pesar de recorrer cientos o miles de kilómetros a través de cables y torres de transmisión que cruzan campos y montañas.